<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1003016823189427&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
20 de septiembre de 2018

Cómo entender y mejorar tu historial crediticio


Tu historial crediticio es el resumen del comportamiento que has tenido en el cumplimiento de tus obligaciones, financieramente hablando. Es decir, si debes, si estás al corriente o has tenido atrasos en tus pagos, será registrado en este historial.

Este listado incluye las buenas y malas acciones crediticias y se lleva puntualmente en el Buró de crédito o en el Círculo de crédito.

El Buró y el Círculo de crédito, son las únicas dos Sociedades de Información Crediticia autorizadas por el gobierno mexicano para registrar y compartir tus datos con las empresas y organismos que otorgan crédito.

Existe el mito muy popular de que el Buró de crédito es una lista negra de deudores, pero en realidad la principal función de las dos empresas que mencionamos es registrar tu comportamiento crediticio, ya sea bueno o malo.

 

¿Conoces tu historial crediticio?

Si has tenido algún tipo de crédito, como un préstamo personal o una tarjeta de crédito, el registro de tu comportamiento como deudor puede consultarse a través de un Reporte de Crédito Especial que puedes solicitar en el Buró de crédito.

Por ley puedes acceder a tu reporte gratuitamente, 1 vez al año. Posteriores consultas te costarían alrededor de 35 pesos.

 

¿Qué voy a encontrar en mi historial crediticio?

Existen varios rubros que aparecerán en tu historial y que pueden ser consultados por organismos interesados en evaluar tu comportamiento ante algún crédito en el pasado. Estos son algunos de ellos:

 

1. Información sobre tu comportamiento

El comportamiento de tus cuentas de crédito, tanto las activas como las cerradas, se califican principalmente con 3 diferentes iconos:

(✓) Cuenta al corriente

( ! ) Atraso de 1 a 89 días

( x) Atraso mayor a 90 días o deuda sin recuperar

Alguno de estos iconos aparecerá como la calificación general de tu historial.

 

2. Tu histórico de pagos

Es una calificación que mensualmente se te otorga de acuerdo a si lograste estar al corriente o si te atrasaste en algún pago.

La escala va del 1 al 9. Recibes 1 si te encuentras al corriente y a partir del 2 indica si te atrasaste 1 a 29 días o más, hasta el 9, que implica un atraso de más de 12 meses, deudas parciales o sin recuperar. Así también el 9 es la calificación que recibe alguien que haya cometido un fraude.

 Tenemos un crédito para ti o tu negocio. ¡Conócelo!

3. El detalle de tus créditos

Es una lista donde aparece:

  • El nombre de los organismos que te otorgaron un crédito.
  • Fecha del último pago.
  • Tu saldo actual.
  • Montos a pagar.

También incluye datos como el límite de crédito y la moneda en que se adquirió la deuda.

 

4. Observaciones sobre tu cuenta

Se trata de una anotación sobre el estatus de tu cuenta. Ahí puedes ver:

  • Si la cuenta está en disputa por ti.
  • Si la institución que te otorgó un crédito vendió su cartera activa a otra institución usuaria del Buró de crédito.
  • Si tu cuenta fue cancelada o cerrada.
  • Si tu crédito está en incertidumbre jurídica sobre la propiedad de los derechos de cobro.
  • Si la institución que te otorgó el crédito vendió su cartera con problemas de pago a otra institución.
  • Aspectos varios, como si tu cuenta se encuentra en un despacho de cobranza, si el crédito está vigente pero no lo has utilizado, etc.

Todos estos elementos de tu historial crediticio y algunos más, podrán consultarse por cualquier institución que lo esté evaluando para determinar si eres “confiable” para recibir un crédito.

 

5. Quién te ha evaluado

También puedes ver la lista total de las instituciones que han consultado tu historial en el Buró o en el Círculo de crédito.

 

>> Te puede interesar: 2 sencillos pasos para conocer la salud de tus finanzas personales <<

 

¿Cómo puedo mejorar mi historial crediticio?

Tu historial irá mejorando conforme liquides tus deudas, o bien si te mantienes al corriente en tus pagos. Sin embargo, si te encuentras ante problemas de pago, hay medidas que puedes aplicar para no dañar más tu historial en el futuro inmediato.

 

1. Reestructura tu deuda

Tu deuda puede ser partida en montos menores, que te permita pagar con mayor facilidad. Aunque esto suele implicar un aumento en la tasa de interés, es mejor reestructurar la deuda que dejar de pagar por completo.

 

2. Comunícate con la institución que te haya otorgado el crédito y pregunta por opciones de reestructuración.

Es importante que tomes la iniciativa al momento de que te encuentres ante un adeudo impagable. No esperes a que la institución te ofrezca esta opción.

 

3. Evita las quitas (en lo posible)

Una quita es cuando te ofrecen liquidar la deuda con un sólo pago menor a la deuda total. Pero toma en cuenta si - por ejemplo - te ofrecen hacer un pago de 15 mil pesos para eliminar una deuda de 20 mil, quedará registrado en tu historial que no pagaste el 100% del crédito.

Esto puede generar desconfianza en las instituciones que estén considerando entregarte un crédito en el futuro.

 

4. Toma el teléfono y marca (antes que te marquen a ti)

Si estás ante una deuda que no puedes cubrir lo mejor es que te informes y te acerques a la institución que te dio el crédito antes de que ella te busque a ti.

Si el departamento de cobranza te marca antes que tú a él, quedará registrado en tu historial. Debes demostrar que tuviste la iniciativa de solucionar tu deuda y no que ellos sean los que te busquen primero.

 

5. Precaución: no le creas a todas las llamadas de cobranza

En ocasiones se pueden realizar fraudes cuando un delincuente te marca a tu teléfono a nombre de la institución que te otorgó el crédito.

El crédito y la institución pueden ser reales, no así la persona que habla a su nombre y te presiona para pagar.

 

¿Cuánto tiempo permanece mi información en el Buró de crédito?

Tu información crediticia permanece en la base de datos del Buró de crédito hasta por 6 años dependiendo de la cantidad de tu adeudo.

Cuando liquidas un crédito, esta información debe aparecer en un plazo máximo de 30 días, siempre y cuando la institución que te lo dio, lo reporte. Por ello es importante que conozcas el estado actual de tu historial crediticio y emitir una reclamación si existe algún error en el registro.

 

Ahora que ya tienes más información sobre tu historial crediticio, podrás tomar decisiones que te permitan acceder a mejores oportunidades.

Te recomendamos acercarte a las instituciones que te ofrezcan plazos de pago accesibles a ti y basados en la realidad de tus finanzas.

Toda deuda pagada es una palomita en tu historial que sin duda será la puerta a mejores oportunidades.

 

Nueva llamada a la acción